Archivo de la categoría: educación

Libertades y educación de bachilleres (+ Fotos)

Inicio del curso escolar en Cuba. Foto:  Cubadebate
 por Yunior García Ginarte 
Libertad, esa palabra la he leído varias veces. Su concepto implica diversos aspectos de la convivencia humana que van desde la política y la religión, hasta la expresión, entre otras acepciones. Retomarla aquí ha sido un pretexto a propósito del nuevo curso escolar en Cuba y criterios escuchados acerca de los cambios introducidos en la enseñanza para bachilleres. 
Saludo la idea de reducir al mínimo los estudios de bachiller en Institutos Preuniversitarios en el Campo (IPUEC), pero hay quienes cuestionan “el exceso de libertades”, más bien “un posible libertinaje familiar” que tendrán ahora los jóvenes que ingresen en esa enseñanza, mayoritariamente en las ciudades. 
“Los horarios de estudio individual no serán rígidos, desordenarán sus hábitos de vida….y otro sin número de desventajas” alega alguien en esta valoración que asegura que los Institutos Preuniversitarios Urbanos (IPU) serán pocos propicios para un buen rendimiento académico. No creo que sea así; especialistas de educación coinciden en que será ventajoso. 
Antes eran vilipendiados los IPUEC por “sus excesos de libertades”, más bien indisciplinas, incrementadas en los últimos años con la falta de rigor en las normas de convivencia colectiva y del reglamento escolar.
Otro comentario dice que los jóvenes son “más libres” cuando estudian el bachillerato lejos de sus familias, internos en los preuniversitarios al campo. “La beca es la oportunidad de soltarse de las faldas de la familia, de luchar por novias en medio de una selva con sus reyes y leyes, de aprehender esas cosas que se aprenden en la escuela y esas otras que no se cogen en un aula tradicional”. 
Me deja esa lectora y colaboradora de mi blog personal el sabor de la libertad a medias, de la libertad obtenida por la falta de rigor en las normas que se deben cumplir, es algo así como libre albedrío. 
Lo que surgió hace más 40 años como una óptima forma de estudio, al parecer pasó de moda y hoy son sustituidos por centros urbanos y los futuros bachilleres de las ciudades no estarán internos en esas escuelas donde vinculaban el estudio con labores agrícolas. 
Esa modalidad de estudio tan enraizada es ya poco funcional sustentarla por el estado, debido a los elevados costos económicos en transporte, avituallamiento, alimentación y otros insumos para los estudiantes. Su implementación este año en la provincia cubana de Granma dejará de gastar 8, 6 millones de pesos. 
Al final ha sido una excelente solución esa de volcar gran parte de la enseñanza preuniversitaria a la ciudad. Merece aplausos esta decisión de disminuir los preuniversitarios en el campo. Durante este curso en Granma serán 15 los centros de nuevo tipo en la ciudad. 
Ahora la familia tendrá mayor responsabilidad con la educación de sus hijos, deberá construir un espacio propicio y establecer normas efectivas para asegurar el éxito educacional. 

Y es que la independencia familiar o libertad personal se logra solo a través del aprendizaje, del conocimiento verdadero y cultura edificante, asegurados en Cuba gracias al amplio acceso y gratuidad en todos los niveles de enseñanza.

EXCELENTE  GALERÍA  FOTOS VERLA HAZ CLIK AQUÍ.

Una prueba constante de aptitud

Por Yunior García Ginarte
yunior@rbayamo.icrt.cu

Por primera vez participe como tribunal para evaluar las aptitudes de estudiantes que optan por la carrera de Periodismo.
De los 45 aspirantes iniciales 15 pasaron al segundo examen. La suerte o su capacidad no les permitió seguir al no conocer el lugar 27 de Cuba en la Olimpíada de Beijing, el nombre del Ministro del transporte o cualquier otro dato necesario para obtener el mínimo de 70 para vencer la primera fase de tres previstas.
Los chicos y chicas vencedores estuvieron felices. Los otros quedaron mutilados en sus empeños profesionales, en espera de otras metas que les depondrá el futuro, la casualidad o su desorientada vocación profesional.

Un día estuve en la encrucijada de estos jóvenes en la disyuntiva de una profesión para toda la vida.

Hoy escribo desde este blog, con un título de Ingeniero Mecánico, que adquirí al vencer mis estudios en la Universidad de Oriente. Allí vencí matemáticas superiores, calculé resistencia de materiales, diseñé piezas y motores de combustión interna, pero sobre todo aprendí la universalidad del conocimiento.

Graduado estuve en un central azucarero, en frigoríficos… y escribí mis primeros libretos radiales para programas especializados en ciencia y técnica, después culturales. Poco a poco dejé las ventajas que me brindaba una “Empresa Mixta” por hacer periodismo radial.

A una emisora municipal llegué, bajo la mirada recelosa de licenciados en Periodismo, pasados por el tamiz de las pruebas de actitud y de la selección. Allí arribé un día con el aval de un Diplomado de Reorientación hacia esa profesión que respeto.

La vida me llevó a este ejercicio, las circunstancias cubanas ante el déficit de profesionales hicieron posible que un día estuviera de redactor-reportero, con las aptitudes que me ha dado la vida en mis 34 años de existencia.

Hoy sigo asustado cuando llego a una industria yencuentro a mecánicos, como sigo impresionado al redactar el texto de cualquier cobertura.

Uniendo las anécdotas estoy por pensar que la vida nos depara una prueba constante de aptitud. La más importante se vence con la preparación académica diaria, que incluye traspasar la frontera de las relaciones humanas y sobre todo vencer la prueba de decir “estoy listo”.